El nervio óptico
Banderita
Nos falta una palabra para quienes no creemos en dios y tampoco andamos con ganas de gastar energías en negar su existencia pero que de a ratos, bajo estímulos muy concretos, experimentamos pequeños raptos de divinidad. No, no me refiero a esos pedidos desesperados de que suceda lo imposible -o lo que en esos momentos nos parece imposible-, sino a otra cosa. 
 
Cuando miramos una pintura. En algún punto en la lectura de un libro. El tiempo deja de existir porque nosotros somos el tiempo. Si ese dios (que no existe) nos tuviera que explicar qué es la eternidad creo que nos diría eso. Nos llevaría a un museo, nos pararía frente a un cuadro, miraría nuestras pupilas y esperaría ese momento en que todo llega simultáneamente: la historia que se narra delante nuestro, la nuestra propia, lo que conocemos, lo que no sabíamos que conocíamos, lo que estaba oculto. Y diría “eso es la eternidad”.
 
Y ahora llega ese momento del mail en que tengo que conectar lo que vengo escribiendo con el libro del que quiero hablar y veo que me metí en un problema.
 
O quizás no.
 
En El nervio óptico María Gainza logra que veamos, a través de palabras, las pinturas de Dreux, de Cándido López, de Fujita, de Toulouse-Lautrec, entre otros. Cuenta episodios de la vida de los pintores y lo mezcla con historias íntimas suyas. Lo hace en once capítulos que no sabemos si forman una novela o si son cuentos. Si narran su propia vida o está contando la nuestra.
 
También podría haberme ahorrado toda esta introducción y poner directamente este fragmento del capítulo sobre Rothko:
 
Olvidaba que los elementos más poderosos de una obra con frecuencia son sus silencios […] Puede que mirar un Rothko tenga algo de experiencia espiritual, pero de una clase que no admite palabras. Es como visitar los glaciares o atravesar un desierto. Pocas veces lo inadecuado del lenguaje se vuelve tan patente. Frente a un Rothko, una busca frases salidas de un sermón dominical pero no encuentra más que eufemismos. Lo que uno querría decir en realidad es «puta madre».
Banderita

Algunas citas del libro que me gustaron:
 

Nada dura, ¿qué puede ser eterno? La roca se corroe, los ríos se congelan, la fruta se pudre. ¿Quién está más solo? ¿El halcón o la lombriz?
Truman Capote


En tus raros momentos de ternura maternal, cuando me estrechabas contra el pecho, tus uñas se clavaban en mis brazos desnudos.
Irène Némirovsky


Arrastraba el mar detrás de ella como un oscuro crimen.
Sylvia Plath


Cuanto más perfecto es el artista, más completamente separado en él estará el hombre que sufre de la mente que crea.
T. S. Eliot


Lo grandioso acaba por cansar. Hay montañas que, cuando uno está delante, te hacen gritar ¡me cago en Dios! Pero para el día a día con un simple cerro hay de sobra.
Paul Cézanne

Qué monótona sería la nieve si Dios no hubiera creado los cuervos.
Jules Renard

Banderita
Algunas libreras y libreros que leyeron la novela y a quienes podés pedirle una segunda opinión.
Banderita
¿Ya leíste el libro de María Gainza?
Si hacés clic en el siguiente link vas a recibir al instante un mail con algunos datos sobre la novela --> Ya leí el libro, quiero recibir ese mail.
 

Hasta dentro de dos semanas.
Abrazo

Sebastián 
Un lector de Anagrama
Si te reenviaron este mail y querés sumarte al newsletter podés hacerlo acá.


Quiero actualizar mis datos

No sos vos, soy yo que quiero desuscribirme